Visita a la Capilla de San Pedro (Catedral de Valencia)

Este verano los Guías Oficiales de Valencia y Comunidad Valenciana (AGOCV) tuvimos la oportunidad de asistir a una visita guiada a la Capilla de San Pedro, de la catedral de Valencia, recientemente restaurada. La visita guiada la impartió D. Jaime Sancho, Canónigo conservador del patrimonio artístico de la catedral.
Elementos subrayados
D. Jaime remarcó la importancia de visitar esta capilla  como elemento de valor, el más antiguo es la reja de hierro colado en oro realizada en la segunda mitad del siglo XV, en concreto del año 1467 por Juan Pons, la la dedicatoria al Pastor Supremo de la Iglesia, Tu es pastor Ovium, Princeps Apostolorum (Tú eres el Pastor de las ovejas, el Príncipe de los Apóstoles).
Lo más valioso, los frescos de Antonio Palomino (finales del XVII) representando pasajes de la vida del apóstol san Pedro. Las tablas de la pared que enfrenta a la entrada tienen la particularidad de haber cerrado las puertas del órgano renacentista de la catedral y fueron pintados por Nicolás Falcó a comienzos del siglo XVI, representando pasajes de la vida de María.
Martirio de san Pedro
Antiguos Oleos del órgano renacentista

 Decoración vegetal

La decoración de hojarasca y estucos en la franja superior tenían un significado simbólico referido a la fecundidad espiritual, con cornucopias, amapolas y lirios. El canónigo Sanchis Sivera, antes de la guerra civil, la describe como rematada de cúpula semiesférica y linterna. Toda la capilla sufrió daños importantes durante la guerra civil, como efecto de un fuego devastador (1936). Hoy bellamente restaurada  y con una lámpara de Murano, nos brinda una perfecta iluminación.
Perspectiva de la bóveda iluminada

 

Capilla como museo hacia 1940
Visitas Guiadas
La capilla podrá visitarse y será también un centro de conferencias para amantes de la cultura y el arte eclesiásticos·
El título de capilla Sixtina de la Catedral, que le dieron algunos historiadores, parece un poco exagerado, pero interesante, ya que Rodrigo de Borja, obispo de Valencia (de 1458), nombró obispos auxiliares – entre otros a Jaime Pérez de Valencia- y sólo la visitó en 1472 para pedir ayuda del Vaticano contra el Turco. El programa de la capilla valenciana estaba dedicado a la figura de san Pedro quizá previendo que algun día fuera el fundador elevado a la silla de san Pedro.
La carrera de un Borja
El primer ocupante de la Cátedra de Pedro de origen valenciano había sido Alfonso de Borja – Calixto III-, que  nombró Cardenal a su sobrino en 1456. El Papa Calixto, poco antes de su muerte, el 30 de junio de 1458, nombró como obispo de esta Diócesis a su sobrino Rodrigo de Borja, hijo de su hermana Isabel, cardenal diácono, decano del Colegio Cardenalicio y vice-canciller de la Iglesia Romana. En la Universidad de Bolonia,  había conseguido Rodrigo el doctorado en derecho el 13 de agosto de 1456, siendo ya notario apostólico.
Borja como
Rodrigo de Borja (Alejandro VI)

Visita a Valencia en 1472

Al ser nombrado obispo de Valencia tomó posesión de la Diócesis el 21 de julio de 1458, por medio de] canónigo de la Catedral, Antonio Bou. Volvió a Valencia como legado apostólico en 1471. Así describe su venida en su biografía novelada, Joan Francesc Mira hacia 1472:
A mitad de junio después de un mes de viaje llegamos a la vista del Grao de Valencia, hacia veintitrés años, que desde allí mismo, un joven estudiante de leyes se había embarcado para Roma. Llamado por un tío anciano, como tantos otros adolescentes que dejan su país buscando fortuna con las armas o en la Iglesia, pero son muy pocos los que pueden volver, como volvía yo, con la fortuna de cara. Esperé durante dos o tres días en el monasterio del Puig para ordenar mi comitiva y dar tiempo a completar mis preparativos y una mañana llena de luz la ciudad me recibió con más triunfo y fiesta que en una entrada de rey, con un cortejo mayor que el de un monarca, investido de tanta autoridad como un pontífice romano. ..Ahora el triunfo era para mí, yo era el príncipe, llegamos a las puerta de Serranos con una comitiva que jamás hubieran contemplado los valencianos…trescientos hombres bien vestidos y ataviados, bajo un palio de oro llevado por doce nobles, mi caballo era el único blanco en señal de dignidad soberana: Del portal de Serranos hasta la Seo el camino es breve pero se hizo larguísimo porque toda la población de Valencia se había amontonado a nuestro paso, querían contemplar a aquel gran cardenal hijo de la casa Borja que venía de Roma con el esplendor de un papa, el aire era toda una nube de pétalos y flores que las mujeres vestidas de gala lanzaban desde terrazas y ventanas” (JF.Mira, p. 148ss).
Jose Vicente Niclos
Véase, Joan F. Mira, Borja Papa, València, 2007
Revista Catedral de Valencia, nº6, 2011.
Gracias por escoger Valencia. Visítala de nuestra mano.